9 de noviembre de 2011

Hace días que pienso en las cosas que me hacen feliz.
Pienso en si son las cosas materiales, tu risa o mi imaginación.
Pienso en si el paraguas azul de la entrada que me regalaron, me hacía feliz en los días de lluvia, o tal vez solo tal vez me lo olvidaba a propósito para mojarme. No se si las palabras que más me hacían feliz eran Abril y rojo o solo su pronunciación en tu boca las hacían bonitas. Quizás aquello que me hacía feliz era cuando me sentaba enfrente del ordenador y componía escritos en verso o cuando salía empapada de la ducha y me acurrucaba en tu lado derecho. Probablemente me estoy equivocando y lo que me hace realmente feliz es cuando duermo más de doce horas o tengo una tarde de sexo salvaje en un cama de 90 cm.
La verdad que por más que pienso que es lo que realmente me hace feliz, no encuentro el motivo.
Lo único que sé es que tu siempre estas ahí.

3 comentarios:

Zoe Row dijo...

Bueno, a mi me parece que no hay nada más bonito que un "siempre estar ahí".

: )

Annie Montauk dijo...

Me gusta. Me gusta mucho :)

Ayelén Otero. dijo...

Muchísimas gracias (L)